RESTAURACIÓN DE UN MUEBLE ANTIGUO DE COCINA



Hola amigos! Cómo están empezando el año? Espero que muy bien y que este sea un año próspero y pleno de felicidad para todos.

Yo, por mi parte, siempre, siempre, con nuevos proyectos. En este caso la restauración de un viejo mueble que injustamente estaba arrumbado en un rincón de la casa, casi como desconociendo la importancia de su rol en la historia familiar.

Fue cuando me di cuenta que decidí traerlo nuevamente y homenajear en el mismo acto a dos personas que, sin dudas, marcaron la historia de mi marido:
Elba, su madre, y Marcelina, la mujer que sin querer, llenó un vacío que nadie más hubiera podido, una profesora de francés que supo ver lo que otros no pudieron.

Me entuasiasmé tanto con el proyecto, con todo lo que significaba este proyecto en sí mismo, este regalo al hombre que acompaña mi camino desde hace ya 23 años, (y eso sin contar los 7 años que estuvimos de novios!), que omití sacar fotos del proceso. Error imperdonable, sepan disculpar. Parece que a veces estos proyectos se apoderan de mi y me enajenan, lo mismo me sucedió con un marco que les mostraré en otro post.

Pero les cuento un poquito sobre el trabajo que hice: comencé por limpiar y lijar bien todas las superficies. Luego masillé algunas partes muy castigadas por el paso del tiempo. Lijar, limpiar, y eliminar restos de polvo son pasos que se repiten durante todo el proceso y que resultan fundamentales para lograr un buen resultado final.

Una vez preparada la superficie, enceré con una cera en pasta algunas partes que luego quería revelar para que se viera la pintura original, y procedí a darle varias manos de  blanco antiguo, dejando secar bien entre una y otra mano.

Cuando logré que el color se viera como quería procedí a lijar con una lija semigruesa, enfatizando en los lugares donde había pasado la cera, bordes y esquinas. Este desgastado dejó asomar el marrón que lo vestía antiguamente.

Ya a esta altura estaba viendo asomar en la realidad lo que mi cabecita había imaginado. Fue entonces cuando comencé a grabar detalles en las esquinas y dos frases en las que realmente creo:
"NADA ES IMPOSIBLE"
"PERSIGUE TUS SUEÑOS"


Y para qué mentirles... una pequeña dedicatoria escondida en uno de los laterales.


Lija suave, muy suave, betún de judea y a lustrar con ganas. Con muchas ganas!

Para protegerlo, finalmente, una capa de barniz

Les muestro más fotitos:











Disfruten, vivan, rían, sueñen
Cariños
Vivi


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un "tacho" pa´ mi amiga!